Los países europeos estudian cómo repatriar y juzgar a los yihadistas que combatieron en Siria

Los países europeos estudian cómo repatriar y juzgar a los yihadistas que combatieron en Siria

MÁS INFORMACIÓN

  • Trump pide a sus aliados europeos que se hagan cargo de sus yihadistas presos en Siria

Europa ha emitido las primeras respuestas a la petición formulada este fin de semana por el presidente Donald Trump para que los países de la UE se hagan cargo de cerca de 800 yihadistas extranjeros que permanecen en Siria. Alemania se ha declarado, en principio, dispuesta a aceptar en su territorio a cualquier ciudadano con nacionalidad alemana, pero a la vez, ha advertido de que se trata de un proceso extremadamente complejo. Por su parte, Francia ha declarado este lunes que "estudiará caso por caso" la acogida de yihadistas.

“Somos responsables de ellos como ciudadanos alemanes para traerles de vuelta”, ha asegurado por la mañana la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, al sensacionalista Bild. El regreso supone sin embargo, según la ministra, un desafío considerable. “Por un lado, no queremos que los combatientes del ISIS sean liberados y vuelvan sin haber sido controlados. Pero tampoco podemos correr el riesgo de traerles de vuelta y que no tengamos pruebas ni evidencias para juzgarles por los crímenes cometidos en Siria y en Irak”, indicó la ministra.

Otra de las dificultades esgrimidas en las últimas horas por las autoridades es la falta de infraestructura para ofrecer asistencia consular en el noroeste de Siria, donde Alemania no tiene representación diplomática. Von der Leyen explicó: “En Siria no hay un Gobierno con quien tengamos una relación razonable. [Bachar el] Asad no puede ser nuestro aliado y las fuerzas democráticas sirias no son un Gobierno”.

Las cifras ofrecidas el lunes por portavoces oficiales indican que 1.050 ciudadanos alemanes viajaron desde 2013 a Siria para combatir en las filas yihadistas del autodenominado Estado Islámico. Un tercio de ellos ha regresado y unos 200 murieron en combate. Entre los retenidos en el último bastión del califato la cifra rondaría el centenar, como indicó un portavoz del Ministerio de Interior, quien reiteró que “todos los ciudadanos alemanes, incluidos los sospechosos de haber estado implicados con el Estado Islámico tienen un derecho fundamental” de volver a Alemania.

El Ejecutivo alemán ha asegurado esta mañana en conferencia de prensa que está en contacto con Francia y Reino Unido, pero también con Estados Unidos, para buscar una solución al tema.

Francia se prepara para el regreso de los yihadistas y sus familias

Por su parte, Francia resistió este lunes a las presiones de Trump para acoger a los yihadistas franceses prisioneros en Siria y afirmó que lo estudiará “caso por caso”. En realidad, las autoridades francesas llevan semanas preparándose, y preparando a la opinión pública, para el regreso de unos 150 combatientes del ISIS y sus esposas e hijos.

“Estamos preparados por si algo cambiase. Por ahora, Francia no responde a las conminaciones y mantiene la política que tenía, es decir, la acogida caso por caso”, declaró la ministra francesa de Justicia, Nicole Belloubet, a la cadena France 2.

La política francesa hasta hace poco consistía en delegar en las autoridades locales la detención y el juicio de los yihadistas. El anuncio, por parte del presidente de Estados Unidos, de una retirada rápida de Siria ha cambiado la situación. Se trata, explicó Belloubet a principios de mes en una entrevista con La Dépêche du Midi, de “evitar la evasión y la dispersión de estos yihadistas que potencialmente son peligrosos". “Si estos combatientes terroristas franceses fuesen expulsados, inmediatamente serían llevados ante la justicia [francesa]”, añadió. Los hijos vivirán previsiblemente con familias de acogida, en residencias de menores o con sus parientes cercanos.