El “sanador espiritual” João de Deus se entregó a la policía

El “sanador espiritual” João de Deus se entregó a la policía

El médium brasileño João Teixeira de Faria, conocido como João de Deus, se entregó ayer a la Policía para cumplir con la orden de prisión preventiva decretada el viernes pasado por supuestos abusos sexuales cometidos contra cientos de mujeres, según han informado fuentes oficiales.

El curandero, de 76 años, se entregó en las proximidades de Abadiânia, la localidad en el interior del estado de Goiás donde se estableció para recibir a sus seguidores y realizar “cirugías psíquicas”.

João De Deus era considerado “fugitivo” de la Justicia para la Fiscalía desde este sábado, si bien la Policía y la Secretaría de Seguridad de Goiás nunca lo calificaron de ese modo, pues negociaban en paralelo su entrega.

João de Deus, un líder espiritual que ganó fama internacional por sus supuestas dotes curativas, ha sido denunciado por al menos 335 mujeres de Brasil y otros seis países de haber cometido abusos sexuales durante sus sesiones.

La Fiscalía del estado de Goiás se ha visto obligada a montar un equipo especial para atender la ingente cantidad de relatos que ha recibido en la última semana contra el gurú.

Según investigadores a partir de las primeras denuncias fueron retirados cerca de 35 millones de reales (unos nueve millones de dólares) de cuentas bancarias a nombre de João de Deus, quien en su página web asegura que no sabe leer ni escribir.

La defensa del médium niega todas las acusaciones y anunció que interpondrá un recurso de “hábeas corpus” en la Justicia para revocar la prisión preventiva.

Las denuncias

Las primeras denuncias contra el médium salieron a la luz la semana pasada, cuando una docena de mujeres relataron a diferentes medios de comunicación que el médium abusó de ellas sexualmente durante los procedimientos que realizaba.

En su única aparición pública tras las denuncias, el miércoles, Joao de Deus se declaró “inocente” y manifestó su deseo de “cumplir la ley brasileña”.

Seguidor de la doctrina fundada a mediados del siglo XIX por el francés Allan Kardec, el médium realiza desde 1976 “curas milagrosas” en una especie de templo que fundó en la ciudad de Abadiania, al que cada mes llegan miles de personas, muchas de ellas extranjeras.