El presunto filtrador alemán actuó por “enfado” con los políticos

El presunto filtrador alemán actuó por “enfado” con los políticos

Tiene 20 años, es autodidacta y actuó solo y cabreado con los políticos. Son los datos que este mediodía han desvelado los investigadores del presunto autor de la filtración masiva de datos personales que ha afectado a centenares de políticos, periodistas y personalidades públicas en Alemania. La descomunal filtración, que afectó incluso a la canciller, Angela Merkel, fue publicada por un desconocido a través de enlaces que aparecieron en cuentas de Twitter antes de Navidad, aunque el ataque no trascendió hasta la semana pasada.

MÁS INFORMACIÓN

  • El presunto filtrador alemán actuó por “enfado” con los políticos
    El Gobierno alemán reconoce un ciberataque contra su red informática
  • El presunto filtrador alemán actuó por “enfado” con los políticos
    Ciberataques: pulsar un botón y desenchufar el mundo
  • El presunto filtrador alemán actuó por “enfado” con los políticos
    EE UU acusa al hacker norcoreano detrás del ciberataque ‘WannaCry’ y el de Sony
  • Petya, un virus más peligroso y sofisticado que WannaCry

El acusado fue interrogado este lunes por miembros de la Fiscalía y de la policía criminal y reconoció las acusaciones en su contra, según ha informado la Policía Criminal Federal (BKA) en un comunicado. La misma noche del lunes, el detenido fue puesto en libertad debido a la “ausencia de motivos para su detención”. No consideran que haya riesgo de fuga y el sospechoso se ha ofrecido a colaborar mientras continúan las pesquisas. Representantes de la fiscalía de Fráncfort, la BKA y la Oficina para la Lucha contra la Delincuencia en Internet (ZIT) registraron el pasado domingo el domicilio del joven sospechoso, donde vive con sus padres en el Estado de Hesse, al oeste del país. El material confiscado durante el registro de su vivienda efectuada el pasado domingo está siendo analizado.

Los investigadores han explicado que durante el interrogatorio, el acusado aseguró que “había actuado en solitario” y que no tiene antecedentes penales. Explicó también que había adquirido los sofisticados conocimientos informáticos que dispone por su cuenta. “Las investigaciones llevadas a cabo hasta el momento, no han desvelado ninguna evidencia de la participación de terceras personas”, indicó la BKA. Respecto a la motivación, los investigadores se han limitado a repetir que “actuó enfadado con declaraciones públicas realizadas por los políticos, periodistas y personalidades públicas afectadas”.

El acusado habría publicado números de teléfono y de tarjetas de crédito, direcciones y mensajes personales de casi un millar de personas. El hacker enlazó la información desde dos cuentas de Twitter que llamó “GOd” y “Orbit”. Todos los partidos alemanes resultaron afectados por el ataque, a excepción de la ultraderecha, Alternativa por Alemania (AfD). En los últimos días, se ha incrementado la presión sobre el Ejecutivo alemán, para que explique por qué fue posible el ataque y qué planes tiene para reforzar la ciberseguridad. El ministro del Interior, Horst Seehofer, compareció el martes ante la prensa para explicar que el Gobierno trabaja en la creación de un sistema de alerta temprana y que planean nuevas medidas legislativas para reforzar la ciberseguirdad.