EE.UU. se retirará del tratado INF sobre armas nucleares con Rusia

EE.UU. se retirará del tratado INF sobre armas nucleares con Rusia

Estados Unidos anunció este viernes su retiro del histórico tratado INF sobre las armas nucleares de alcance intermedio, debido a las supuestas violaciones de Rusia, que advirtió sobre una posible nueva carrera armamentista en Europa, informó AFP.

Washington dijo que Rusia no supo abordar las preocupaciones generadas por su nuevo sistema de misiles de rango medio que, según países occidentales, va en contra del tratado sobre armas nucleares de alcance intermedio (INF) de 1987.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció primero que su país iba a suspender sus obligaciones en el marco del tratado INF a partir de hoy sábado, iniciando un proceso de retirada que durará seis meses.

Y, horas después, dijo a la prensa que quisiera “juntar a todo el mundo en una habitación grande y hermosa y hacer una nuevo tratado”, pero que, entretanto, Estados Unidos no puede encontrarse “en una situación desventajosa”.

El tratado INF, negociado por el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan y el líder soviético Mijail Gorbachov, prohibió el uso de misiles con un rango de entre 500 y 5.500 kilómetros y puso fin al peligroso desarrollo de cabezas nucleares entre ambos.

“Estados Unidos se adhirió completamente al tratado INF durante más de 30 años, pero no seguiremos forzados a cumplir sus términos mientras Rusia tergiversa sus acciones”, declaró Trump en un comunicado.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, señaló que su país, que anunció formalmente sus preocupaciones respecto al acuerdo hace dos meses, trató el tema de las presuntas violaciones al tratado más de 30 veces con Rusia.

“La violación de Rusia puso a millones de europeos y estadounidenses en un gran peligro, busca poner a Estados Unidos en desventaja militar y socava las posibilidades de que nuestra relación bilateral se mueva en una mejor dirección”, añadió.

Pompeo dijo, sin embargo, que Washington estaba “listo” para continuar hablando con Rusia “sobre el tema del desarme”.

“Estados Unidos tiene la esperanza de que podamos restablecer nuestra relación con Rusia y enmendarla, pero es responsabilidad de Rusia cambiar su patrón de actividades desestabilizadoras, no sólo en este tema, sino en muchos otros”, explicó.

Rusia advierte de carrera armamentista
El presidente ruso, Vladimir Putin, que mantuvo una relación cercana con Trump pero es fuertemente cuestionado por la clase dirigente estadounidense, declaró previamente que la retirada de Washington del INF llevará a una nueva carrera armamentista.

Previo al anuncio de Estados Unidos, el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, lamentó la decisión y le dijo a la prensa que Washington había decidido romper con el tratado “hace mucho tiempo”.

En Bruselas, la conducción de la Alianza del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) emitió una nota oficial en la que respaldó plenamente la decisión estadounidense.

Estados Unidos decidió retirarse del acuerdo “en respuesta a los graves riesgos que representan para la seguridad Euro-Atlántica las pruebas ocultas, producción y despliegue del sistema 9M729 por parte de Rusia”, señaló la OTAN en su nota.

Algunos representantes europeos expresaron, no obstante, su preocupación por la desaparición del tratado y confiaron en que Washington y Moscú salven el acuerdo antes de que Estados Unidos lo abandone en seis meses.

“Para nosotros está claro que Rusia violó el tratado, por eso debemos hablar con Rusia”, dijo la canciller alemana, Angela Merkel.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, llamó a las dos partes a que preserven el tratado mediante un “cumplimiento completo”.

“Definitivamente no queremos ver a nuestro continente convertido nuevamente en un campo de batalla o donde otras superpotencias se enfrentan. Esto pertenece a una historia lejana”, expresó.

Trump recibió también críticas en su país, donde los demócratas lamentaron que la política de “Estados Unidos primero” defendida por el presidente haya sacado al país de otro acuerdo internacional.

“La administración Trump está corriendo el riesgo de una carrera armamentista y socavando la seguridad y la estabilidad internacionales”, dijo la presidente de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Temor por otros tratados
El principal negociador de Moscú para el INF, el viceprimer ministro Serguei Riabkov, advirtió que la caída del acuerdo podría llevar también a la disolución de otros pactos clave para el control de armas, como el New Start.

Ese acuerdo, que limita la cantidad de cabezas nucleares en poder de Washington y Moscú, expira en 2021 y Riabkov aseguró que había una “gran duda” sobre qué ocurrirá después.

Un funcionario estadounidense rechazó, bajo anonimato, la idea según la cual Washington está comenzando una carrera armamentista y dijo que llevaría tiempo saber cómo actuaría Estados Unidos una vez abandonado el tratado.

En medio de la tensión con Rusia, las autoridades estadounidenses de Defensa pusieron la mira en el creciente gasto militar de China y su mayor presencia en las disputadas aguas de Asia.

Las autoridades estadounidenses aseguran que alrededor del 95% de los misiles balísticos y de crucero de China, centrales en la estrategia de defensa de Pekín, violarían el INF si China tuviera que cumplir con sus términos.