Aprobación de la “gestión se debe a las obras, convivencia y continuidad de políticas sociales”

Aprobación de la “gestión se debe a las obras, convivencia y continuidad de políticas sociales”

La Directora de Administración de personal de la Intendencia de Montevideo, Rosana Paredes, dijo a LA REPÚBLICA que la aprobación de la gestión de comuna, con un respaldo del 55% se debe a “las políticas de infraestructura, de convivencia y por la continuidad de las políticas sociales”. A su vez detalló su rol en la Intendencia, y señaló que tanto jóvenes como mujeres han tenido un rol más importante en la toma de decisiones, contando con un promedio erario de 44 años.

Días atrás una encuentra realizada señaló que el 55% de los montevideanos encuestados aprobaban la gestión de la Intendencia capitalina. ¿A qué se deben estos números?

Si bien los datos son productos de una encuesta, es palpable acá en Montevideo que hay ese grado de aceptación a la gestión y al intendente, liderando esa gestión. Se puede ver en el trasporte público por las calles, y también en el trasporte individual que esta chocándose con obstáculos que son las obras. Además son claves las políticas de infraestructuras en parques, convivencia, en inmuebles, en espacios, en sociedad con el gobierno nacional y la continuidad de las políticas sociales que han caracterizado a Montevideo desde hace muchos años.

¿Cuáles son los desafíos en este puesto de Directora de Administración de personal de la Intendencia que sumiste hace poco?

Estamos ocupando esta dirección desde el 11 de setiembre, pero igual estábamos vinculados porque trabajaba como asesora en el departamento.

El gran desafió es continuar con lo que el intendente, la agenda de gobierno, había determinado para todo el equipo con algunas políticas que tienen que ser particulares en el departamento y otras transversales a toda la civilización. En particular nos toca administrar la gestión de 8.400 funcionarios de la Intendencia, cifra que parece alta, pero teniendo en cuenta la población del departamento, Montevideo es el departamento que tiene menos funcionarios municipales per cápita, y lo que tiene que ver con su capacitación.

Hay una apuesta fuerte en lo que es la capitación, la profesionalización y la acreditación de unidades y competencia dentro de los funcionarios y eso es lo que estamos haciendo en los centros de formación de la intendencia como de instituciones fuera del organismo. Se están desarrollando cursos de capacitación con mandos, pero se los capacita con la sensibilidad de la inclusión, del acoso laboral, sexual-laboral y otras políticas de género; además de lenguaje para sordos.

Hemos también realizado por primera vez un llamado abierto para administrativos y administrativas con autopercepción afrodecendientes, como a personas con discapacidad. Hay que administrar atendiendo las particularices de cada uno.

8.400 funcionarios, parece mucho para contemplar.

Es una negociación permanente. Es el arte de negociar con los trabajadores, actitud sana en todo lugar de trabajo, el que puedan tener una expresión en búsqueda de mejor clima laboral, derechos. La intendencia tiene un rico historial con sus trabajadores, y tiene un convenio colectivo firmado con el gremio que se esta cumpliendo, pero además todos los días estamos negociando cosas que quieran cumplir en algún área, nosotros participamos en una reunión con el gremio ADEOM, para hablar de politicas que no son tan generales, y políticas generales.

Después tenemos en la cotidiana las comisiones bipartitas con conflictos sectoriales. No hay que olvidar lo extenso que es Montevideo, donde esta radicada la mitad de la población del país, pensar el zoológico, el cementerio, las necrópolis, es mas de lo que se asocia, paradas de lineas colectivos. La intendencia con sus servicios impregna la vida del montevideano hasta que muere y la demanda esta pendiente todos los días.

La clave es saber planificar y negociar. Hay comisiones permanente donde administraron y sindicatos administran para la ropa y la seguridad, la salud ocupacional, la comisión de carera, seguros de salud, comisión de ayudas económicas. Hay muchas comisiones que nos hace negociar constantemente y seguir avanzando.

Teniendo en cuenta que es la intendencia que tiene menos funcionarios, y que está dedicada a la mitad del país (población), ¿es necesario más personal?

El servicio de planeamiento va monitoreando permanentemente, ahí hay como un estudio anual y quinquenal de las necesidades de recursos humanos de cada dependencia.

El jerarca siempre estará demandando más personal y desde la división que nosotros ocupamos estamos obligados a tener una mirada trasversal de la organización para que no se produzcan desequilibrios.

La cantidad de funcionarios que tiene Montevideo podemos decir que es la adecuada, y si comparamos con otros departamentos, es la que tiene menos. En función de las necesidades y de planeamiento se van incorporando nuevos funcionarios, en medida que algunos se van jubilando.

La intendencia se ha caracterizado por la renovación, apuntando a jóvenes para gestionar, y también por el rol que han tenido las mujeres.

En cuanto a los jóvenes es un proceso que ha sido interesante y serio. Montevideo tenia una edad promedio bastante elevada a lo largo de cada periodo de gobierno. Por eso se establecieron incentivos económicos para el retiro de funcionarios con el fin de renovar la plantilla. Este periodo esto ya no ha sido necesario, los funcionarios que reciben al retiro jubilatorio lo hacen sin incentivo porque se ha realizado esa renovación etérea. Hoy tenemos un promedio de 44 años.

En el caso de las mujeres, lo novedoso de este nuevo relacionamiento, es que estamos dos mujeres al frente al frente de las negociaciones laborales. En ese sentido hay un gabinete que tiene una confección importante de mujeres en la toma de decisiones, siempre dentro de las lineas estratégicas y programa de gobierno hay muchas mujeres en la gestión pública y política.

Énfasis de la gestión

Paredes detalló los compromisos de la gestión que está llevando adelante la administración señalando que la idea es universalizarlos, por lo que se trabaja para lograr su extensión a la totalidad del funcionariado. En ese sentido, tendrán un nuevo formato para quienes ya reciban partidas producto de trabajar en determinadas áreas de la institución, por lo que serán por un monto inferior con respecto a los ya existentes. Hasta ahora se había logrado sumar a quienes no cobraban partidas especiales alcanzando a 5.463 funcionarias y funcionarios.

Otro de los cambios en los compromisos de gestión será que el modelo anterior estaba basado en el pago o no pago, eran el cero o el cien por ciento; ahora existe la posibilidad del pago de la meta en forma porcentual a su cumplimiento. Además se incorpora a nivel de los cargos de conducción y mandos medios que 10% sea por el cumplimiento de los objetivos globales de toda la institución.

Su evaluación será mediante los resultados de la encuesta de monitoreo de opinión pública a cargo de una empresa encuestadora y será auditada, por lo que el cobro de esos compromisos estará atado a la mejora de la evaluación por parte de la ciudadanía. Esta modificación está unida a la transversalidad de la gestión y apunta a la conjunción de los objetivos de cada área con los del resto, incentivando el esfuerzo y la coordinación en favor de los objetivos de todo el organismo.